Celebra un cumpleaños lleno de adrenalina en Paintball Sevilla

cumpleanos paintball sevilla

Celebra un cumpleaños lleno de adrenalina en Paintball Sevilla

Dicen que todos los años tienen la misma cantidad de días. Pero no sé por qué no es lo mismo los cumpleaños de la niñez. El tiempo parece correr bastante más lento. En mis propios hijos se los noto. Apenas pocos meses después de haberlo celebrado, ya te están preguntando cuanto falta para el siguiente. A los adultos creo que nos pasa justamente lo contrario. Celebramos nuestro cumpleaños y antes de que nos demos cuenta, y sin tampoco desearlo con la misma intensidad que los niños, ya volvemos nuevamente a tener que tachar un nuevo año de nuestro calendario particular. Para este nuevo año creo que lo voy a celebrar y organizar con mis amigos y mi familia más cercana en paintball Sevilla.

Es una especie de club social donde solemos coincidir todos los fines de semana. Y puesto que todos somos en mayor o menor medida aficionados a este tipo de juegos, me parece que paintball Sevilla no sería un mal sitio. Además de los servicios de cafetería y hostelería que suelen prestar cada fin de semana, también ofertan un servicio especial de catering para los cumpleaños. 

Allí seguramente nos sentiremos tratados como familia, además de que el precio seguro que será más económico, puesto que ya somos clientes habituales. Ya he estado hablando con los encargados de paintball Sevilla para exponerles y reservar la fecha para mi cumpleaños. En principio parece ser que no va a haber ningún problema. También por eso he querido organizarlo con tiempo para no tener problemas de última hora. Los años empiezan a pesar, pero soy de aquellos que opinan que siempre es un motivo de felicidad poder seguir contando entre los vivos. Así que habrá que echarle coraje y no solamente celebrar el paso de un nuevo año, sino también de sobrevivir a una nueva partida de guerra en paintball Sevilla, jajaja. En esto, y gracias a los años, soy ya un perro viejo. Me arriesgaré solo lo justo y necesario. Solo faltaba que encima los colegas se rieran de mí diciendo que ya estoy muerto. Intentaré no darle motivos para ello, y al primero que me diga que estoy eliminado, simple y llanamente lo echaré de la fiesta.

 

Comments are closed.